Click here to read this information in English.

La Unidad de Asistencia a Estudiantes con Préstamos de la Oficina de la Fiscal General recibe cientos de llamadas cada año de estudiantes y padres que están luchando contra deuda estudiantil. Muchas veces, estos prestatarios reportan que no entendieron cuánto deberían de pagar en total por la deuda estudiantil, sino hasta que se graduaron de la universidad.

No es una sorpresa que muchos estudiantes y padres de familia no saben cuánto necesitarán pedir prestado para pagar por la universidad. Cartas de asistencia financiera puedan ser difíciles de entender, analizar y comparar, y el costo de años académicos subsiguientes pueda ser también mucho más difícil de verificar.

Para ayudar a estudiantes y padres de familia a entender y comparar estas cartas de asistencia financieras, la Oficina de la Fiscal General y su Grupo de Trabajo de Deuda Estudiantil, la Cámara de Comercio de Boston, han hecho equipo con uAspire, una organización sin ánimo de lucro que proporciona asesoramiento y herramientas de trabajo a estudiantes para encontrar un camino asequible y puedan completar su carrera académica.

1. Celebra, luego decide.

Celebra tus cartas de aceptación, pero espera un poco antes de decidir a qué Universidad atenderás. Usa este tiempo para revisar tus cartas de asistencia financiera y entender el costo financiero de tu decisión. ¡Cartas de asistencia financiera vienen en varios formatos y puedan ser confusas! Utiliza este glosario pdf format of uAspire Terminology 101.pdf
que explica términos comunes en las cartas. Clic aquí para unas Preguntas Frecuentes pdf format of uAspire Award Letter FAQs.pdf
acerca de las cartas de asistencia financiera.

2. Entiende la diferencia entre becas y préstamos.

Muchas cartas de asistencia financiera no separan estos tipos de asistencia financiera. Mira un ejemplo de una carta de asistencia financiera con explicación aquí pdf format of uAspire-Annotated-Award-Letter.pdf
. Becas son dinero gratis y no necesitarás pagarlos nunca. Préstamos son deudas con intereses que deberás pagar de vuelta. Aunque te sea tentador el elegir una universidad que ofrece una beca con mucho dinero, no dejes que la cantidad del dinero influya tu decisión Una universidad que ofrece una beca con mucho dinero puede al mismo tiempo estar cargando mucho más dinero por gastos de matrícula, honorarios, y alojamiento y comida. Aprende más sobre los tipos de asistencia financiera aquí.

3. Calcula el costo real de cada universidad.

El número más importante para tu decisión es la suma total que tendrás que pagar ahora (la cuenta) o después (los préstamos). Se llama el “costo neto.” Pero pueda ser que este número no aparezca en tus cartas de asistencia financiera. Para calcularlo, resta el dinero gratis de la carta (becas) de la cantidad total de matrícula. Si la cantidad total de matrícula no está en la carta, búscalo en el sitio web de la universidad o llama a la universidad. Algunas universidades ofrecen un link de tu cuenta estudiantil a través del internet a una Financial Aid Shopping Sheet. Utiliza esta forma del Departamento de Educación de los Estados Unidos para acceder a la información de tu carta de asistencia financiera, incluyendo tu costo estimado más preciso.

4. Compara las cartas de asistencia financiera por sus costos verdaderos. 

Recuerda que la universidad que ofrece la máxima asistencia financiera no es consecuentemente la universidad más barata. Debes asegurarte de que estás haciendo comparaciones equitativas. Por ejemplo, algunas universidades incluyen los costos de gastos personales y de transporte en sus cartas de asistencia financiera, pero otras universidades no lo incluyen. Utiliza herramientas del internet, como la herramienta de comparación de la Oficina para la Protección Financiera del Consumidor, para ayudarte a identificar y comparar todos estos costos. 

5. Explora y entiende completamente las opciones de pago de tus préstamos.

Generalmente, cartas de asistencia financiera incluyen préstamos estudiantiles del gobierno, incluyendo préstamos estudiantiles federales con y sin subsidio, préstamos estatales, y Perkins loans. Usualmente, préstamos federales y estatales son los préstamos más baratos y ofrecen planes de pago definido de acuerdo a tus ingresos. En general, debes agotar estas opciones de préstamos estudiantiles antes de recurrir a préstamos privados. Asegúrate que entiendes los detalles de los préstamos, como interés, honorarios, y cuando tienes que empezar el pago de ellos.    

6. No pidas un préstamo mayor a tu necesidad. 

Considera que no necesitas aceptar un préstamo por la cantidad total ofrecida por la universidad – puedes pedir a la oficina de asistencia financiera de la universidad que reduzca los préstamos a la cantidad real de tu necesidad. Es posible que puedas ahorrar dinero y reducir el costo de matrícula comprando libros usados, viviendo fuera del campus con compañeros de la universidad. Debes saber que muchas veces los cheques provistos por la universidad para gastos adicionales de mantenimiento son préstamos que tendrás que pagar más tarde y con intereses.

7. Ten cuidado con los “Parent PLUS” préstamos y préstamos privados.

Aunque algunas universidades puedan incluir préstamos federales de “Direct Parent Plus” en las cartas de asistencia financiera para los estudiantes, el padre es el prestatario y la persona que tendrá que estar aprobado para recibir el préstamo. No es seguro que tu padre sea aprobado. Si necesitas préstamos adicionales para cubrir los gastos para asistir a la universidad, considera todas tus opciones de préstamos, incluyendo préstamos de “Parent Plus” y préstamos privados. Toma en cuenta que cantidad de deuda es asequible para ti y tu familia, quien va a ser responsable para el pago de los préstamos, cuál va a ser el total de la cantidad de los préstamos, y la cantidad de los pagos mensuales. Mira este recurso de la Oficina para la Protección Financiera del Consumidor que proporciona buenos consejos acerca de préstamos adicionales.

8. ¡Suma la cantidad total de los préstamos y MULTIPLICA!

Cuando has determinado la cantidad que tienes que pedir por préstamos, multiplica esta cantidad por el número de años que asistirás a la universidad. Esta cantidad será el monto mínimo de tu deuda. Financiamiento a través de becas podría disminuir mientras la matrícula y los honorarios podrían aumentar, y podrías necesitar más tiempo para graduarte del que esperabas. Puedes usar el Estimador de Reembolso del Departamento de Educación Federal para estimar tus pagos mensuales por préstamos estudiantiles bajo varias planes de pago, incluyendo los planes de pago definidos por tus futuros ingresos. Pero no te olvides a considerar los costos mensuales de los préstamos de Parent PLUS o préstamos privados que tú y tu familia serán responsables.

9. Planea cómo pagarás el resto de la cuenta.    

Recuerda que recibirás la cuenta de la universidad por cualquier parte del costo que no está cubierto por las becas ni los préstamos. Típicamente, una mitad de esta deuda vence en Agosto y la otra mitad vence en Enero. Ten en cuenta que tu carta de asistencia financiera incluye dinero de un Programa Federal de Estudio y Trabajo, ¡pero este dinero no está garantizado y no estará disponible para pagar tu cuenta! Primero, tienes que ser contratado para un trabajo de Estudio y Trabajo y después ganar el dinero con el tiempo. A menudo, es más razonable usar los fondos de Estudio y Trabajo para pagos de transporte, gastos personales, o libros.

10. Actúa – completa las siguientes etapas para obtener la asistencia financiera ofrecida.  

Busca las instrucciones en la carta de asistencia financiera sobre fechas de vencimiento o acerca de los siguientes pasos para aceptar o rechazar la asistencia financiera. Si alguna parte de la asistencia financiera es tenativa, estimada, o pendiente, tienes que hablar con la oficina de asistencia financiera de la universidad. ¡Una vez que has tomado tu decisión, debes enviar un depósito para la matrícula y así reservar tu lugar!

¡No estás solo!  Hay recursos disponibles para ayudar a estudiantes y sus familias mientras ellos toman esta decisión importante de decidir a qué universidad asistirán y cómo van a pagar. Puedes recibir ayuda individual trayendo tu carta de asistencia financiera a un entrenamiento presentado por MEFA. O llama o visita un Centro de Preparación Colegial del American Student Assistance en Boston o Brockton, donde consejeros están disponibles para ayudarte, o visita su sitio del web para recursos útiles.

¿Tienes preguntas? ¿Necesita ayuda? Llama a la Unidad de Asistencia a Estudiantes con Préstamos de la Fiscal General a 1-888-830-6277 o llena una queja para pedir ayuda.

Asistiendo a la universidad es una inversión grande de tu tiempo y dinero. Es importante que entiendas todo el proceso por completo. Si todavía no lo has hecho, utiliza CollegeScorecard.ed.gov para aprender más acerca de cada universidad, incluyendo el costo de asistir a la universidad, porcentaje de graduación, y el ingreso promedio de los graduados. Presta atención a las tasas de graduación y retención, porque estas tasas son indicadores fuertes de las probabilidades que tienes de que conseguir tu título. Si estás considerando una universidad con fines de lucro, lee esta información importante primero.