El trabajo es un aspecto esencial en la vida de varios adolescentes. Aunque el trabajo puede ofrecerles muchos beneficios, también los somete a ciertos riesgos potenciales. Cada año en los Estados Unidos, más de 200,000 adolescentes sufren accidentes laborales y cerca de 70 mueren a causa de lesiones relativas al trabajo. Cada año en Massachusetts, más de 900 adolescentes son atendidos en salas de urgencia por lesiones laborales y uno de esos trabajadores jóvenes sufre accidentes fatales en el trabajo. Los adolescentes estarán más preparados para protegerse si conocen las leyes que protegen el trabajo de menores, comprenden sus derechos y deberes, reconocen los riesgos del lugar de trabajo y saben cómo y cuándo obtener ayuda.

La siguiente publicación, Guía de la Fiscal General para los adolescentes que trabajan ( The Attorney General's Guide for Working Teens), explica detalladamente cada uno de estos temas y brinda a los adolescentes y a las personas que les dan trabajo o cuidan de ellos información valiosa sobre cómo deben cuidarse en el área laboral. La guía desarrolla otros temas, como por ejemplo: permisos de empleo, trabajos prohibidos para adolescentes, cómo reducir el riesgo de sufrir lesiones y la remuneración de los trabajadores.