banner image of my kids health

No siempre es fácil lograr que los niños coman mejor y se muevan más. Pero enseñarles a comer de manera saludable y tener una vida activa a una edad temprana les ayudará a desarrollar conductas saludables para toda la vida.

Ayude a sus hijos a seguir estos cinco pasos para encaminarlos hacia un estilo de vida más saludable.

1. Comer más frutas y verduras

Ayude a sus hijos a reemplazar los alimentos al paso, fritos o alimentos con azúcar o sal agregados por frutas y verduras. Alimentos como los cereales azucarados del desayuno, el pan blanco, las golosinas, las papas fritas envasadas (chips) y los alimentos envasados, tienen muchas calorías sin nutrientes que provienen de grasa y azúcar. Trate de incluir frutas y verduras en todas sus comidas y en los bocadillos de sus hijos.

2. Tomar más agua y menos bebidas azucaradas

Ayude a sus hijos a cambiar las bebidas azucaradas como las bebidas para deportistas, los refrescos carbonatados y las bebidas frutales, por el agua y la leche sola semidescremada. Los niños que consumen mucho azúcar de las bebidas azucaradas corren el riesgo de tener sobrepeso y diabetes tipo 2. Promueva que sus hijos tomen agua cuando tengan sed y sirva agua con las comidas y los bocadillos. Al agua se le pueden agregar frutas cortadas o una pequeña cantidad de jugo 100% natural. Asegúrese de que su hijo no tome más de media taza de jugo al día.

3. Aumentar la actividad física

Estimule a su hijo a ser más activo todos los días. Los niños necesitan al menos 1 hora de actividad física cada día. Ser activo puede ayudarle a su hijo en el desempeño escolar, a dormir mejor, a lograr un peso saludable y a desarrollar huesos y músculos fuertes. Hagan caminatas juntos y súbale el ritmo del corazón bailando, andando en bicicleta, trotando, jugando a la rayuela o saltando a la cuerda. Puede dividir la actividad física de su hijo en períodos de 10 a 20 minutos a lo largo del día.

4. Tener menos tiempo de pantalla

Reduzca el tiempo de pantalla de sus hijos. El tiempo de pantalla se refiere al tiempo que pasan mirando la televisión, jugando a videojuegos, o usando la computadora o el teléfono multimedia. Los niños no deberían tener más de 2 horas de pantalla al día. Sin embargo, la mayoría de los niños de 8 a 18 años de edad pasan un promedio de 7.5 horas de pantalla al día. Cuando los niños tienen demasiado tiempo de pantalla, tienden a bajar en su desempeño escolar y a aumentar de peso. Saque los televisores y otras pantallas (especialmente a la hora de acostarse) del dormitorio de sus hijos para que sea una zona sin pantallas.

5. Dormir más y mejor

Los niños de 2 a 5 años de edad deberían dormir al menos 11 horas por día y los niños de 6 a 12 años al menos 10 horas por día. Los niños que no duermen suficiente tienen más dificultad para prestar atención en la escuela. También es probable que suban de peso. Dormir en un cuarto silencioso le da al cuerpo y al cerebro el descanso necesario, y dormir lo suficiente es bueno para mejorar el desempeño escolar. Tener una rutina regular a la hora de acostarse puede ayudar a los niños a dormirse. Asegúrese de establecer una hora fija para acostarse y de crear, en lo posible, la misma rutina todas las noches. Saque todos los televisores del dormitorio de su hijo, y a la hora de acostarse saque otras pantallas como teléfonos celulares, computadoras y videojuegos portátiles.


This information is provided by the Department of Public Health.