Objetivos de desempeño:

  • Al finalizar este módulo, los participantes estarán en capacidad de describir la diferencia entre la aplicación subjetiva y la aplicación objetiva de las características, las conductas y los indicadores situacionales.
  • Al finalizar este módulo, los participantes estarán en capacidad de describir la influencia que los "modelos mentales" pueden tener en las decisiones y las acciones durante los contactos de la policía con los ciudadanos.

I. Las sospechas individualizadas y los perfiles basados en conductas

A. La mayoría de la gente está de acuerdo en que no está bien practicar el uso del perfil racial y no es una forma eficaz de hacer los controles de tránsito por parte de los oficiales. Sin embargo, rara vez vemos en los medios de comunicación o a otros grupos interesados en hablar sobre cuál es el método "correcto" para identificar a los delincuentes y efectuar los controles de tránsito. La realidad es que es difícil identificar las actividades delictivas. ¿Cuáles son las distintas señales y claves que un oficial de policía puede usar para investigar una actividad delictiva? ¿Sólo es apropiado parar a alguien en una autopista cuando se ejerce poca discrecionalidad? ¿Dónde podemos trazar la frontera entre un buen trabajo policial y las prácticas cuestionables?

B. El propósito de este módulo es desglosar las diferentes herramientas e indicadores que los oficiales tienen a su disposición para hacer contacto con los ciudadanos. Es decir, trataremos de aclarar los conceptos de los distintos componentes de las actividades delictivas que los oficiales pueden usar para hacer su trabajo de mantener el orden e impedir los delitos. La intención de este módulo es aclarar y ayudar a que los oficiales puedan articular las claves y los procesos sobre las que se basa la evaluación de las actividades delictivas.

C. Para los fines de esta explicación, hemos dividido los "componentes de las actividades delictivas" en tres categorías básicas: características, conductas e indicadores situacionales.

  • Las características son los aspectos distintivos que pueden ayudar a identificar a un individuo.
  • Las conductas son las acciones que un individuo emprende y que el oficial puede observar directamente o que un testigo puede describir con posterioridad.
  • Los indicadores situacionales son otros componentes de la actividad delictiva que pueden definirse como las circunstancias, los eventos o la información afín que podría sugerir la existencia de una actividad delictiva.

D. Utilización de los componentes de la actividad delictiva: los modelos mentales

  • Los modelos mentales ayudan a las personas a entender y clasificar la información. Cuando nos falta información sobre una situación, tendemos a "llenar los vacíos" en función de nuestras propias experiencias, valores, culturas y creencias.
  • Los modelos mentales nos ayudan a abrirnos paso a través de una enorme cantidad de información; estos modelos mentales evolucionan y cambian con el tiempo a medida que adquirimos más información y nuevas experiencias. Por lo general, contienen muchos errores y contradicciones, pero también son lo suficientemente imprecisos que pueden ser usados aun cuando sean incorrectos.
  • Los modelos mentales se originan en una parte primitiva del cerebro denominada sistema límbico, cuya función principal es la supervivencia y la reproducción. El sistema límbico funciona de forma inconsciente y procesa constantemente percepciones sensoriales de todo aquello que puede constituir una amenaza o una ventaja para nuestros intereses de supervivencia y reproducción. Toda percepción que se identifique como una amenaza o una ventaja inmediatamente provoca cambios físicos y mentales, entre ellos la liberación de potentes hormonas y la generación de estados emocionales tales como enojo, miedo o placer. Esos cambios comienzan antes de que se tenga conciencia de ellos e influyen sobre lo que sentimos subjetivamente con respecto a una situación y sobre nuestras decisiones.

Debido a la naturaleza primitiva de esta parte del cerebro y a la necesidad de actuar y tomar con rapidez decisiones vitales para garantizar nuestra supervivencia, el sistema límbico confía en un pensamiento estereotipado binario basado en los miedos genéticamente heredados, las experiencias personales, la educación y el bagaje cultural. El pensamiento límbico incluye una poderosa tendencia a clasificar a las personas y los grupos como "nosotros" o "ellos". Esto significa que, en función de las características superficiales tales como la raza, podríamos clasificar automáticamente a una persona o un grupo como un peligro al que hay que evitar, o un amigo al que debemos acercarnos.

En situaciones difíciles o percibidas como peligrosas, nuestras mentes están predispuestas a confiar en el pensamiento límbico y no en nuestros procesos conscientes de razonamiento. Este es el origen de fuertes estereotipos raciales que influyen sobre nuestros sentimientos subjetivos con respecto a otras personas dependiendo de su raza o de su origen étnico. Las investigaciones revelan que la mayoría de la gente, inclusive los grupos minoritarios, sobre la base del sistema límbico a lo que se denomina "prejuicio implícito", asociamos a las personas de color con el peligro y automáticamente entramos en un estado de máxima alerta.

  • Un aspecto importante de esto es que tendemos a usar nuestros modelos mentales para completar la información específica que nos falta. Esto significa que, cuando no conocemos todos los hechos, usamos estos modelos para encontrarle sentido a la situación.

II. Conducta durante un control de tránsito

Esta parte de la capacitación incluye una simulación compuesta por varias partes, con información para la policía y los ciudadanos acerca de un control de tránsito.

  • En la primera parte de la simulación se presenta el control de tránsito desde el punto de vista del oficial, e incluye las formas de parar al conductor que no son recomendables pero que los oficiales utilizan.
  • En la segunda parte de la simulación se muestra el control de tránsito desde el punto de vista del conductor, e incluye asimismo conductas que no son recomendables pero que la policía con frecuencia debe enfrentar.
  • Por último, en la simulación se enseña cómo debería hacerse un control de tránsito y se comenta hasta qué punto de esta manera es mucho más agradable, tanto para el oficial como para el conductor.